Voces de las victimas del extractivismo minero y experiencias de comunidades en defensa de la casa común, recorren Europa para denunciar las violaciones de derechos humanos que se viven a consecuencia de la imposición de una agenda extractivista que no se detiene en América Latina.

“Somos miles, quienes estamos en resistencia organizada, exigiendo justicia, exigiendo que paren las imposiciones colonialistas, exigiendo que se respete nuestro derecho a decidir y a vivir en paz. Que paren la violencia y que los responsables del dolor, devastación y muerte por estos crímenes socio ambientales, paguen”, claman los testimonios.

La Caravana Latinoamericana por la Ecología Integral en Tiempos Extractivistas parte desde Brasil, Colombia, Honduras y Ecuador, de donde llegarán líderes comunitarios, agentes de pastoral, activistas e investigadores. La Caravana arribará a Alemania el 20 de marzo y recorrerá también Italia, Bélgica, Austria y terminará en España, el 6 de Abril.

La Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), a través de la Comisión Especial de Ecología Integral y Minería (CEEM), y las comunidades acompañadas de la Red Iglesias y Minería (IyM), a través de la Campaña de Desinversión en Minería, amplificarán sus voces y permitirán escuchar “el clamor de la tierra de los pobres”, (LS 49).  El grito que resuena en las comunidades martirizadas por las economías extractivas y la histórica violacion de la Casa Común por las actividades mineras reclaman una urgente conversión ecológica, como lo expresa el Papa em la Encíclica Laudato Si.

La Caravana expresa su solidaridad con la región y las víctimas de la guerra que ha estallado. Una situación que es el reflejo del permanente estado de guerra que se vive en cada uno de nuestros países, sostenido por un sistema económico extractivista que genera desigualdad, violencia y sufrimiento.  Una guerra que se sigue enriqueciendo, con la inflación en las commodities, que se reflejan en ganancias históricas para las empresas mineras transnacionales que se ven beneficiadas que han llegado a sus niveles máximos, luego de un año de pandemia, extremadamente fructífero para las actividades extractivas. La Caravana denuncia las actividades mineras que, además sostienen la industria bélica.

Organizaciones católicas aliadas en Europa como la Cooperación Internacional para el Desarrollo y la Solidaridad (CIDSE), Misereor (Alemania), DKA (Austria), Redes, Manos Unidas y la campaña Enlázate por la Justicia (España) promueven encuentros con la delegación latinoamericana. La comitiva se presentará en Europa propiciando diálogos con el deseo de reforzar la globalización de la esperanza y la corresponsabilidad norte-sur. Ocurrirán encuentros con líderes de la Iglesia Católica, como el Cardenal Jean-Claude Hollerich, impulsor de la desinversión en extractivismo  y presidente de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE). También se harán incidencias con  diputados, entidades de la sociedad civil y conferencias de religiosos.

Realizarán diálogos en el Vaticano con instancias como la Comisión Pontifica para América Latina y con el Dicasterio de Desarrollo Humano Integral. La agenda busca incidir, desde el testimonio de las comunidades afectadas, en el parlamento europeo, con bancos y organizaciones de Iglesia, en asuntos como la debida diligencia, el tratado sobre Derechos Humanos y Empresas, las prácticas de la violencia financiera, por inversiones en minería que vinculan a Europa y las organizaciones de fe.

Las realidades presentes serán:

Piquiá de Baxio – Brasil: Extracción de hierro, trabajo esclavo, contaminación de fuentes de agua, índices de salud de la población. Resistencia y organización de la población ha conseguido la reubicación en un nuevo lugar llamado “Piquiá de la Conquista”

Brumadinho – Brasil: derrame de lodo tóxico que dejó 272 muertos, en otro crimen ambiental de la empresa Vale que aún no encuentra justicia. Familias que lo han perdido todo, agricultores sin tierra, sin hogar, población desplazada.

Putumayo, Mocoa – Colombia: concesiones mineras para la extracción de cobre, en la Amazonía colombiana, que afectan a las fuentes de agua, cabeceras de ríos territorios indígenas, en un territorio ya afectado y desplazado por el conflicto armado.

Suroeste Antioqueño – Colombia: entrega de alrededor del 90% del territorio a la extracción de cobre, oro, plata. Ha anulado las actividades productivas locales, basadas en la agricultura, exacerbado la violencia entre pobladores y foráneos, ocupado territorios ancestrales.  La organización y la resistencia han logrado detener una parte de la concesión minera, en el municipio de Jericó.

Uno de los objetivos fundamentales de la delegación es avanzar en la consolidación de redes y alianzas de solidaridad entre la Iglesia del Norte y el Sur Global, comprometiéndose a la incidencia, desde la voz y las miradas de las víctimas, sus propuestas, que se acompañen sus alternativas de resistencia y defensa de la vida. Así como, acompañar los procesos pastorales de las iglesias locales en América Latina, que con valentía y profecía permanecen de lado de los afectados, buscando la Ecología Integral.

La Red Iglesias y Minería y la Campaña de Desinversión:

La Red Iglesias y Minería es un espacio ecuménico, conformado por comunidades cristianas, equipos pastorales, congregaciones religiosas, grupos de reflexión teológica, laicas, laicos, obispos y pastores que buscamos responder a los desafíos de los impactos y violaciones de los derechos socio-ambientales provocados por las actividades mineras en los territorios donde vivimos y trabajamos.

La Campaña de Desinversión en Minería es promovida por la Red Iglesias y Minería y cuenta con decenas de organizaciones afiliadas. La desinversión, es una herramienta concreta para enfrentar un modelo económico extractivista que genera devastación y desigualdad. La Campaña acompaña  a las organizaciones de fe en su compromiso por finanzas justas para lograr una transformación dentro de las Iglesias. Además, busca hacer incidencia y visibilizar las violaciones de derechos y afectaciones al medio ambiente que genera la minería.

Contactos:


Tomado de: Iglesiaymineria.org